الرئيسية / Español / ¡¿El Islam inventó la poligamia?!

¡¿El Islam inventó la poligamia?!

Alabanza a Dios Alá, le alabamos y pedimos ayuda y perdón, y en él nos refugiamos de las maldades de nuestras almas y de nuestros hechos. Quien le dirige Dios al buen camino nadie la puede distraer, y quien le extravía Dios nadie lo puede dirigir. Atestiguo que no hay Dios sino Alá, no tiene asociado ni parecido; y atestiguo que nuestro señor y profeta Muhammad es su siervo, mensajero, el más honrado de sus criaturas, el confiado sobre sus revelaciones, bendiciones sean con él, con su familia noble y honrada, con sus compañeros bendecidos y con los que los siguen con buenos hechos hasta el día de la resurrección y que la paz sea con todos. Siervos de Dios:

Os recomiendo, y a mí mismo primero, que temer a Dios y obedecerle siempre; y os advierto, y a mí, que le desobedezcamos, alabado sea, y contrarrestar sus órdenes, por su dicho, alabado sea:
“Quien obra bien, lo hace en su propio provecho. Y quien obra mal, lo hace en detrimento propio. Tu Señor no es injusto con Sus siervos”.

Y luego:
Queridos hermanos musulmanes, hermanas musulmanas decentes, dice Dios, alabado sea, en su Libro sagrado, y después de: “me refugio en Dios del maldito Satán. ¡En el nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso!”:

“¡Hombres! ¡Temed a vuestro Señor, Que os ha creado de una sola persona, de la que ha creado a su cónyuge, y de los que ha diseminado un gran número de hombres y de mujeres! ¡Temed a Alá, en Cuyo nombre os pedís cosas, y respetad la consanguinidad! Alá siempre os observa. 1. Dad a los huérfanos los bienes que les pertenecen. No sustituyáis lo malo por lo bueno. No consumáis su hacienda agregándola a la vuestra. Sería un gran pecado. 2. Si teméis no ser equitativos con los huérfanos, entonces, casaos con las mujeres que os gusten: dos, tres o cuatro. Pero. Si teméis no obrar con justicia, entonces con una sola o con vuestras esclavas. Así, evitaréis mejor el obrar mal. 3. Dad a vuestras mujeres su dote gratuitamente. Pero, si renuncian gustosas a una parte en vuestro favor, haced uso de ésta tranquilamente. 4. ¡No confiéis a los incapaces la hacienda que Alá os ha dado para subsistir!, ¡sustentadles de ella y vestidles! ¡Y habladles con cariño! 5. Examinad a los huérfanos hasta que alcancen la juventud, Cuando los creáis ya maduros, pasadles su hacienda. No la consumáis pródiga y prematuramente antes de que alcancen la mayoría de edad. El rico, que no se aproveche. El pobre, que gaste como es debido. Cuando les entreguéis su hacienda, requerid la presencia de testigos. Alá basta para ajustar cuentas.6..”
Alá dice la verdad y su profeta hizo llegar el mensaje y nosotros somos testigos de ello. ¡Dios, haznos testigos de la verdad y hombres justos siempre! Amén.

Casi no hay un tema por el cual la imagen del Islam ha sido empañada y la siguen empañando como es la poligamia, y precisamente en el Occidente europeo y americano y los que circulan en sus órbitas. Desde hace ya siglos se encadenan empañamientos, reproches y también mentiras sobre el Islam en este tema, como si fuera él quien lo había empezado, como si la Biblia no hubiera abierto totalmente las puertas a este tema como para no parar en ningún número. El tema era abierto y podías casarte con cien, doscientas, mil o dos mil; por eso, el rey en el Antiguo Testamento y no es un profeta para ellos como nosotros, Salomon -que la paz sea con él- se casó en el Antiguo Testamento con setecientas mujeres libres y trescientas esclavas. En el Libro Sagrado, y sobre todo en el Antiguo Testamento, casi cuarenta personajes practicaban la poligamia. El primero era Lamec que vino solo seis generaciones después de Adán -que la paz sea con él-, es decir antes del Gran Diluvio y practicó la poligamia. Mientras que los Reyes Gentiles o Paganos mencionados en el Antiguo Testamento y que practicaban la poligamia, cuatro son mencionados con sus nombres. De los profetas y reyes de Israel, muchos practicaban la poligamia: Abraham, el padre y el señor de los profetas -que la paz sea con él- practicó la poligamia y eso conocido está. Es verdad que su hijo Isaac no la practicó pero Jacob el hijo de Isaac sí, tenía cuatro esposas. Su hermano Esaú tenía cinco mujeres. Elifaz hijo de Esaú la practicó también. Moisés también practicó la poligamia y eso está conocido sin duda. Esdras también, y claro, David y su hijo Salomón practicaron la poligamia. Cuarenta personaje la practicaban, entonces, ¡¿por qué eso se tapa y se habla del Islam como si fuera él el primero quien la dio la legitimidad, aunque el Islam no legisló la poligamia, es decir: no empezó su legitimidad, no la inventó y no la dejó la puerta totalmente abierta sin que parase en ningún límite ni terminase en ningún número, sino que la limitó con un número concreto, que ante esa apertura tan extendida de la Biblia, se considera como una limitación estricta y “avara”: solo cuatro y con muchas condiciones, ¿por qué no se considera eso a favor del Islam como una reforma religiosa en las religiones monoteístas? ¡Siempre se empieza a hablar de eso como si hubiera traído algo terrible!

Por cierto, los cristianos en Occidente no se pusieron de acuerdo sobre el impedimento de la poligamia, y hasta hoy en día hay quien sigue practicándola; y no solo los mormones, o sea los seguidores de Joseph Smith, que aunque murió joven, a los 40, tenía 48 mujeres. Se dice que son un grupo religioso de 7 millones más o menos. Entre los protestantes, a finales de los años noventa del pasado siglo -hace poco- se extendió el fenómeno de la poligamia como fenómeno cultural y decían: “Somos diferentes de los mormones teológicamente porque creemos que la Biblia nos permite eso, y eso es una revalorización del Libro Sagrado”, y ya se sabe que los protestantes dan un valor muy grande al Antiguo Testamento, más que los católicos aun que ésos lo reconocen, pero los protestantes se interesan más del Antiguo Testamento y dicen: “eso está en el Antiguo Testamento”, por eso el fundador Martin Luther era un gran luchador por la apertura de la puerta a la poligamia, al contrario de la Iglesia. La primera Iglesia Oficial no la prohibió sino en el Concilio de Nicea, es decir en el año 325, pero antes era algo común. La prohibió en el Concilio de Nicea entonces, en el primer tercio del cuarto siglo, luego volvió a prohibirla en otras ocasiones y una de las más intensas fue en el Concilio de Trento en el siglo XVI, entre 1554 y 1536. En el Concilio de Trento la prohibieron de manera muy intensa, luego exageraron -los católicos- y pretendieron tras considerar el matrimonio unos de los Siete Secretos Sagrados -Sacramento- diciendo: “El celibato y la virginidad seguida -que siga la mujer virgen- tienen más santidad que el matrimonio”, luego dijeron: “Quien diga que el matrimonio es igual de santo como el celibato y la virginidad es incrédulo y excomulgado”, es decir se expulsa y eso es raro. Por eso miles de chicas vírgenes fueron convencidas de ser Novias de Cristo, que la paz sea con él, y claro es una conducta muy extraña. Entonces vino Martin Luther diciendo: “Eso no es verdad, debemos abrir esta puerta y con bases bíblicas”, los profetas del Antiguo Testamento practicaban la poligamia: Abraham lo hizo, enconces, ¿por qué? Y Jesús no vino para destrozar la Ley. Sí que existen expresiones muy confusas en el Evangelio de Marcos de las cuales se puede entender la prohibición, pero no son directas ni claras, ni mucho menos. Entonces Martin Luther no se convenció y claro, entendía el enorme problema en la sociedad por el tema y propuso ideas y algunas eran extrañas y llamativas, dijo: “En vez de divorciarse de la mujer cuando el hombre sufre una disfunción sexual, mejor que romper este nudo seguro y este pacto solemne -como dice el Sagrado Corán-, que se le permita a su hermano, si puede, ser un segundo esposo para ella”, ¡Qué extraño, dos esposos para una sola mujer! Entonces entramos a la Poliandria, luego dijo: “El fruto o el niño se otorga al primero”. “Si no hay un hermano, entonces cualquier otro hombre y tampoco hay problema en eso”. Es decir: viene un hombre extranjero y se casa con esta mujer junto a su esposo original, es lo que propuso Martin Luther, y es muy raro. Claro, en el camino de Martin Luther siguió su sucesor Philip Malancton que también luchó por abrir esta puerta. Los anabaptistas son los que piden el rebautizar, y son de los reformadores, dijeron en el Concilio de Münster en Alemania que el verdadero cristiano era quien se casaba con varias, “éste es el verdadero cristiano y es quien imita a Cristo”. Por eso encontramos grandes pensadores cristianos, y algunos son predicadores y misioneros destacados como John Milton, escritor de Paraíso Perdido, que llamó a la poligamia y luchó contra su prohibición, ¿era musulmán también o hereje como Martin Luther y Malancton? Y son muchos los ejemplos parecidos y en todos los tiempos.

El judaísmo, claro, en principio permiten la poligamia: los rabinos la limitan en cuatro -y es extraño- como el Corán, basándose no en La Tora sino en el Talmud que la limita en cuatro con condiciones, porque los rabinos junto al Antiguo Testamento se basan también en el Talmud y la Mishná; mientras que los caraístas -caraút en hebreo- no reconocen sino La Tora, estos que surgieron en la Bagdad islámica con Anan Ben David. Los caraístas existen ahora en el país ocupador “Israel” y tienen sinagogas y templos, éstos dicen: “No decimos esto porque no creemos sino en la Tora y los límites de la Tora”.

Pues, tras esta vuelta rápida y muy incompleta creo que se ve que el Islam no inventó esto. El Islam viene para introducir reformas sobre el tema y son reformas humanas y sociales de gran valor que hay que considerar positivamente y no negativamente, es decir a favor del Islam y no en contra.

Los hadices -palabras de/sobre el Profeta- donde se menciona que viene fulano -como Ghailan de Thaqif, al Profeta teniendo diez mujeres- indican que la poligamia existía entre los árabes. La tribu Thaqif, al parecer, precisamente era conocida con la poligamia; Quraysh también, todos los árabes tenían la poligamia y sin un límite también, no terminaban en un número, pero Thaqif parece que era famosa con eso, por eso al consultar Al-Muhabbir de Ib Habib -DEP- vemos que trae una lista de nombres de los que abrazaron el Islam y cada uno tenía diez mujeres y el profeta decía a cada uno: “¡Quédate con cuatro y deja a las demás”, como en el Hadiz de Ghailan de Thaqif, de Naufal Ibn Muawia, de Al-Hariz Ib Qais, un hombre de Thaqif y otros más. Y todos estos Hadices, aunque tengan una credibilidad histórica baja, pero se confirman el uno al otro como dicen algunos especialistas de esa materia. El profeta, entonces, dice: “Quédate con cuatro y deja a las demás”.

Traducción y subtítulos: Zakariae Alem

Comments

comments

اترك رد